Convento de la década de 1970 se transforma en una casa familiar de inspiración escandinava