Un apartamento en Barcelona que aboga por una cocina rosa – Interior