Un lleno de alegría – ENTRANCE